Secuelas

Caballos de Malvín Norte

Espacio de Formación Integral “Naturaleza, sociedad y arte: dibujo de animales”

Los dibujos que integran esta muestra fueron realizados en el segundo semestre del 2020, en el marco del Espacio de Formación Integral “Naturaleza, sociedad y arte: dibujo de animales” (EFI). El EFI posibilitó el encuentro e intercambio entre docentes y estudiantes del Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes, Facultad de Ciencias y Facultad de Veterinaria con vecinos y vecinas del barrio Boix y Merino (Malvín Norte), nucleados en la organización La Bombonera. El EFI se desarrolló en una modalidad mixta, donde se realizaron actividades teóricas de modo virtual y prácticas de modo presencial. Combinó el aprendizaje del dibujo de observación de animales, con un proceso de reflexión sobre las dimensiones éticas, políticas y culturales presentes en la relación entre animales no humanos y seres humanos. En el intercambio con las personas del barrio, en donde viven muchas familias dedicadas a la clasificación de residuos, se observó la importancia de los caballos y el lugar significativo que ocupan en esta comunidad, compartiendo espacios de habitación, trabajo y ocio. En las salidas de campo se realizaron dibujos del natural de los caballos en la plaza donde pastan y descansan. En los dibujos, se buscó integrar elementos expresivos y descriptivos en la representación figurativa de los animales, acompañados de relatos compilados a partir del diálogo e intercambio con las familias. En las sesiones de dibujo al aire libre también participaron niñas y niños, realizando sus propios dibujos. A propuesta de una vecina, algunos de los dibujos realizados se reunieron en un almanaque. Las familias eligieron los meses en donde preferían que aparecieran sus caballos, generalmente coincidiendo con aniversarios familiares. El dibujo de cada caballo se acompaña con un breve relato que lo caracteriza desde el vínculo e historia de su familia de adopción. El equipo del EFI agradece el cálido y generoso recibimiento y el tiempo que las personas del barrio nos dedicaron. En el 2021 el EFI continúa sus actividades en una modalidad procesual y abierta. Nos pueden contactar en: naturalezasoiedadyarte@gmail.com

Enero

(dibujo: Julio Machín Saraibe)


Paola carga con una historia de nacimiento especial. Lechuga, su dueño, asistió el difícil parto a raíz del cual, la madre falleció algunos días después. La crió a mamadera y leche en polvo. Creció fuerte y percherona. Trabajó en el carro por añares y tuvo como 15 crías. Actualmente ya está retirada. Dedica su tiempo a pastorear y a mimosear a su potrillo, que aún no ha sido bautizado con un nombre propio. Es la consentida de su dueño, que habla de ella como de una hija, a la que vio nacer y crió. Cuando cae el sol, se va pastar lejos, acompañado de su dueño o alguno de sus hijos.

Febrero

(dibujo: Ana Laura López de la Torre)


Lucero es el potrillo de Bayron, tiene dos años y es hijo de un pura sangre. No trabaja en la clasificación, pero como a muchas personas del barrio también le gustan los caballos. Es muy manso pero se asusta fácilmente, especialmente con ruidos sorpresivos. Una día – asustado por sus ladridos – le dió una patada al perro de la casa y le lastimó la mandíbula. También rompió su establo intentando escapar espantado por ruidos fuertes que venían de la calle. A Bayron le gusta pasarle el cepillo y cuidarle las crines.

Marzo

(dibujo: Stefany Horta)


Dulce y calmo, Caramelo. Su comportamiento y color lo hacen fácil de reconocer. Tiene una malformación en una mano pero anda bien. Si le duele se hace entender. Tiene 2 años y medio. Un día en las Carreras “se hacía la víctima” y le pusieron Caramelo. Es buenazo, dulce como un caramelito.

Abril

(dibujo: Natalia Deutsch)

Paloma es una tordilla blanca. También le dicen “Traidora” porque no le gusta trabajar con el carro y se pone rebelde. No es la única yegua blanca en el barrio pero se distingue del resto por su largo cerquillo blanco a ambos lados de su cara. Disfruta de ir a la plaza a comer verduras y tomar sol.

Mayo

(dibujo: Lucrecia Avondet Bonjour)


Espirit es peleador, inquieto. Ya tiró al Luisito, Alan, a Maxi, Ale y a Katriel. Pocos se le animan ahora. Ha brindado cabezazos, pateado y correteado gente a mansalva. No se deja tocar la panza. En la veterinaria no le encontraron el corazón ni el pulso cuando nació. “No sé cómo está vivo” bromeó la veterinaria. Por eso, es un Espirit. El espíritu viviente.

Junio

(dibujo: Analía Castro)


Mona es una yegua que actualmente está a cargo de Javi. Es una petisa de dos años que salió al padre. No da caballos de carrera ni corre como un árabe. Trabajando se ha recorrido la ciudad de punta a punta. Es muy inquieta, la podes ver por todos lados, en cualquier calle. El dueño, privado de su libertad, pregunta por ella a cada rato: “¿la vieron los veterinarios? ¿le hicieron el carné? ¿se está portando bien?”.

Julio

(dibujo: Janaina Muñoz)


Mototo es un poco atolondrado. Enérgico, quizás por su juventud (solo tiene 4 años y medio), lo único que busca es amor. Cuando está en la plaza su presencia se hace notar con porte y su pelaje brilloso. Ha roto establos, alambrados y hasta una clavija se llevó por delante en búsqueda de un relincho atractivo. “Estamos en trámites para castrarlo con los veterinarios que vienen al barrio, a ver si tranquiliza un poco los ánimos. Aunque Katriel (con el que mejor se entiende) no quiere castrarlo, dice que merece descendencia”.

Agosto

(dibujo: Sofía Oña)


Cuenta Gastón: “Mi madre, mi esposa y el San Cono, son quienes han estado conmigo en las buenas y en las peores. Son lo que más quiero y admiro. El San Cono me ha traído bajo lluvia y cuando me he quedado dormido por ahí, me ha traído de vuelta a mi rancho. He pasado muchas dificultades acá en la ciudad, el San Cono me libera de todo, me voy lejos a conversar con él y me olvido de todo por un rato “.

Setiembre

(dibujo: Martín Verges)


Laura es una tordilla blanca de 2 años y medio de edad, que trabaja en los carros. Los sábados son su día de descanso. Es hija de una yegua colorada llamada Pata Blanca, y tiene dos hermanos. Ahora está preñada. Es del padre de Thiago que monta caballos desde los 6 años.

Diciembre (dibujo: Natalia Deutsch) Gatito llego a la familia de potranquito. Mordedor. Ha sacado corriendo a más de uno. Temido de joven, de viejo se ha amansado, un gatito. Dos anécdotas. El dueño se metió en una trifulca. Gatito lo siguió. Con carro y todo se lo pudo ver en el medio de la riña siguiendo a su dueño de aquel entonces. Una muchacha caminaba por el barrio. Gatito la vió pasando frente a su casa. Todavía ensillado y sin nadie encima, la siguió varias cuadras intentando picotear la torta de cumpleaños que llevaba en sus manos. Los que pasaban por ahí se estallaban de la risa.

Octubre

(dibujo: Ana Laura López de la Torre)

Saca Plata pasta en el campito justo frente a su casa. Tiene ya 11 años pero en su juventud fue un gran ganador de carreras a pesar de no ser corredor de raza. De ahí viene su nombre. Hay varios videos en las redes de algunos de sus triunfos, ganando a sus competidores por más de un cuerpo de distancia. Rafa lo compró a sus dueños previos, porque le gusta criar caballos. Cuando Saca Plata llegó a su familia, estaba flaco pero ahora está recuperado y se nota en su porte altivo y el lustre de su pelaje.

Noviembre

(dibujo: Camilo Martínez Moré)


Zafira tiene 12 años, es tranquila y hermosa. Es una yegua blanca como la paloma de la libertad, con manchitas marrones acarameladas en el cuello, pecosa. Percherona y robusta, carga como ninguna. Hace feria, repechea y transporta a la familia. Cuando sale con el carro prefiere detenerse pasando el contenedor de residuos. Se asusta si está al lado del contenedor y éste se abre. Ella sola toma el control del carro y frena pasando el “tacho”. Le gusta pastorear para el lado del campito o en el Parque Rivera. El Spirit (potrillo de pocos meses) es como su hijo adoptivo: lo cuida, lo cela y lo tiene siempre bajo su sombra; si no fuera por el pelaje tan distinto, nadie pensaría que lo adoptó de chiquito. Madre es quien te cría, dicen.

Diciembre

(dibujo: Natalia Deutsch)


Gatito llego a la familia de potranquito. Mordedor. Ha sacado corriendo a más de uno. Temido de joven, de viejo se ha amansado, un gatito. Dos anécdotas. El dueño se metió en una trifulca. Gatito lo siguió. Con carro y todo se lo pudo ver en el medio de la riña siguiendo a su dueño de aquel entonces. Una muchacha caminaba por el barrio. Gatito la vió pasando frente a su casa. Todavía ensillado y sin nadie encima, la siguió varias cuadras intentando picotear la torta de cumpleaños que llevaba en sus manos. Los que pasaban por ahí se estallaban de la risa.

Estudiantes:
Lucrecia Avondet Bonjour, Analía Castro, Natalia Deutsch, Julio Machín Saraibe, Camilo Martínez Moré, Janaina Muñoz

Equipo docente:

Facultad de Ciencias: Stefany Horta, Patricia Iribarne
IENBA: Ana Laura López de la Torre, Sofía Oña, Martín Verges
Facultad de Veterinaria: Marisol Barneche, Sofía Mendez

Docentes invitados:
Joaquín Berriel Suárez (Centro Barrial La Bombonera), María Fernanda de Torres (Instituto Nacional de Investigación en Agricultura y Ambiente, Francia), Sylvia Corte (Facultad de Ciencias)

 

En colaboración con:
Centro Barrial La Bombonera, una organización barrial conformada por clasificadoras y clasificadores de residuos, vecinas y vecinos de Malvín Norte y estudiantes. La organización surgió en el 2009 en el asentamiento Boix y Merino, y trabaja desde entonces por mejorar las condiciones de vida y defender los derechos de personas dedicadas a la clasificación de residuos urbanos. El caballo y el carro son símbolos identitarios de su barrio, su digna tarea laboral y les permite encontrarse con sus pares en la construcción de una sociedad más justa.

Exposiciones

Deja un comentario

Login
Registrarse
Enviar mensaje